Fundación Euroamerica

La Fundación Euroamérica es una organización para fomentar las relaciones entre Europa y América

Desayuno-coloquio con Ignacio García Bercero

Director de Países Vecinos, USA y Canadá de la DG de Comercio de la Comisión Europea
27 de diciembre de 2013

RESEÑA

En diciembre celebramos en nuestra sede un desayuno, en esta ocasión con Ignacio García Bercero, negociador jefe, por parte europea, del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) entre la Unión Europea y los Estados Unidos, sobre el que hizo las siguientes observaciones:

– Comentó al respecto que estamos en una fase preliminar y no esperan que se concluya antes de fines de 2015 o principios de 2016. Si bien es cierto que esperan que sea durante la administración Obama.

– A pesar de existir algunos temas sensibles (agrícola, compras públicas, etc.), y otros  que directamente no se incluyen en las negociaciones (cultura y sector audiovisual), ya hay propuestas sobre varios sectores (textil, automóvil, cosmético, farmacéutico, etc.).

– Materia reglamentaria: Se pretende establecer un marco legal de base, para lo que es necesario un diálogo estrecho entre los reguladores de ambas regiones. Se pretende eliminar la duplicidad en las reglamentaciones, evitando así costes para las empresas. (por ejemplo, en las inspecciones del sector farmacéutico o agrícola). El objetivo es conseguir una base común en materia reglamentaria, que se podría exportar al resto del mundo. El lanzamiento de las negociaciones del TTIP ha provocado, por ejemplo, que economías emergentes como Brasil, India o China  incrementen su nivel de compromiso a nivel de comercio internacional.

– La Comisión Europea mantiene un diálogo permanente con el Parlamento y el Consejo Europeos, así como con los Estados miembros. En la fase final del acuerdo, tendrá que ser ratificado por todos ellos.

– Apoyo al acuerdo: En Europa, a raíz de los casos de espionaje de la NSA americana, ha habido una disminución del apoyo por parte de la opinión pública hacia el Acuerdo. En este sentido es necesario un esfuerzo por parte de las instituciones europeas y, sobre todo, por parte de los Estados miembros de informar debidamente a los ciudadanos. En estado Unidos hay un apoyo generalizado por parte de los dos grandes partidos políticos, Demócrata y Republicano.