Otras conferencias




 

El 25 de septiembre de 1513, el explorador español, Vasco Núñez de Balboa, fundador de la primera ciudad en tierras continentales americanas, Santa María la Antigua del Darién, atravesó por primera vez el istmo de Panamá convirtiéndose en el primer europeo en divisar el llamado “Mar del Sur” desde las costas americanas, que hoy conocemos como el Océano Pacífico. Este descubrimiento cambió la historia de Panamá y del mundo occidental, dando inicio a la primera globalización demográfica y económica del mundo.

Este descubrimiento ha sido considerado como el embrión de lo que siglos después sería la nación panameña. Un país que, afirmado como enclave estratégico en el proceso de la globalización, se abrió al mayor océano de la Tierra hace quinientos años, estableció el primer ferrocarril transístmico en el siglo XIX, concluyó el Canal a principios del XX. La ubicación estratégica de Panamá entre dos océanos y su prodigioso canal interoceánico define el lugar de este país centroamericano en el mundo.

El Foro Panamá-Unión Europea que estamos presentando, forma parte del amplio programa de actos conmemorativos del V Centenario del Descubrimiento.

El fuerte desarrollo económico de Panamá en los últimos años ha conseguido un crecimiento promedio de 8 por ciento del PIB. En 2011 esta tasa llegó hasta el 10,6%, convirtiendo a Panamá en el país con mayor crecimiento económico de América Latina, lugar que volverá a ocupar en 2012, de nuevo con una tasa superior al 10%.

Panamá es ya el principal socio comercial de la Unión Europea en América Central, estando previsto que sea el principal beneficiario del nuevo Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica que entrará en vigor en los próximos meses.



Ricardo Martinelli, presidente de la República de Panamá, durante su intervención

Proyectos como el de la expansión del Canal de Panamá o el ambicioso programa de infraestructuras impulsado por el Gobierno, además del centro bancario o la Zona Libre de Colón, están contribuyendo a inyectar aún mayor dinamismo a la economía, con el objetivo de garantizar a medio plazo la sostenibilidad de esta bonanza económica.

Todo ello representa una oportunidad histórica para dar el salto definitivo desde su actual estatus de país de ingreso medio alto hasta el de país desarrollado, consiguiendo superar problemas como el de la distribución más igualitaria de la renta o la mejora de la calidad educativa, que le permita impulsar la competitividad del sector privado y el desarrollo de la innovación.

Estos y otros temas claves, así como los aspectos políticos y culturales, analizados a través de sus relaciones con la Unión Europea, serán objeto de análisis por parte de los principales actores panameños y las personalidades europeas invitadas a lo largo de estas dos jornadas de conferencias que tienen como objetivo el intercambio de experiencias, el diálogo y la cooperación entre los ámbitos políticos y económicos, fortaleciendo unas relaciones con enorme potencial tanto para Panamá como para la Unión Europea.