Fundación Euroamerica

La Fundación Euroamérica es una organización para fomentar las relaciones entre Europa y América

IV WEBINAR. Reflexiones en directo

  •    
       
    ANTONIO RIVAS PALACIOS
    Ministro de Relaciones Exteriores de la República del Paraguay. Presidencia pro tempore del Mercosur
     
       
    JOSÉ IGNACIO SALAFRANCA
    Vicepresidente de la Fundación Euroamérica
     
       
       
       
       
  •  

     

  •  

    José Ignacio Salafranca: Quisiera darles la bienvenida, buenas tardes a todos, buenos días todavía a los que se han incorporado desde América a este encuentro de la Fundación Euroamérica, que es el cuarto que celebramos. El  primero lo tuvimos con Rebeca Grynspan, el segundo con el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, el tercero con el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia y el ex Consejero del BCE, José Manuel González-Páramo. Y hoy tenemos el privilegio de tener con nosotros al Ministro de Asuntos Exteriores del Paraguay, que además ostenta la condición de presidencia pro tempore del Mercosur y que ha sido Embajador en Madrid, donde ha dejado muchos amigos.

    Vamos a charlar con él de cómo ha afectado el Coronavirus a su país, qué efectos ha producido,  de cómo se encuentra la situación en el Mercosur y en la región, así como de las declaraciones que se han producido en el ámbito del Mercosur después de las elecciones de octubre en Argentina y en Uruguay.  Vamos a abordar también del acuerdo Unión Europea-Mercosur, que es el pacto de liberalización más ambicioso del planeta, que tiene todavía unos trámites importantes que desarrollar y que poder cumplir y vamos a hablar también, aprovechando la presencia del Canciller, del estado de la relación entre la Unión Europea y América Latina, un poco a la luz de la situación interna del subcontinente y de la fractura que se ha producido con motivo de la crisis de Venezuela.

    Quisiera, antes de iniciar este encuentro, saludar la presencia de nuestro Presidente Ramón Jáuregui, de los Vicepresidentes, de nuestros patronos que hacen posible, como siempre, las actividades de la Fundación; de los Embajadores que nos acompañan: Embajadores de la Unión Europea, Embajadores de los Estados miembros de la UE y Embajadores del Mercosur; y a todos los que nos están acompañando en este acto.

    Han recibido, junto a la invitación, un Currículum Vitae de nuestro invitado que destaca la brillante trayectoria que ha venido sosteniendo a lo largo del tiempo. Ha sido dos veces Viceministro de Asuntos Exteriores, dos veces Director General-Jefe del Gabinete del Ministro. Es diplomático de carrera, ha sido Embajador en distintos destinos, habiendo pasado por Madrid, donde ha dejado tantos amigos. Y me gustaría hacer una muy breve reflexión, en un apunte humano, de la personalidad del Canciller Rivas. Tuve la oportunidad de conocerle hace ya unos cuantos años, al principio de los años 90, cuando el Canciller estaba en esos momentos destinado en Bruselas y después he tenido la oportunidad encontrarle en multitud de ocasiones: en la Cumbre Iberoamericana del año 2011 él fue el coordinador del Paragua; en el año 2014, cuando integramos un grupo de Parlamentarios que acompañamos el proceso electoral en situación difícil – recuerdo la polémica que se generó con la salida el Presidente Lugo, que fue tomada por el Senado del Paraguay; en aquel momento Paraguay fue excluido, en mi opinión injustamente, del Mercosur. Y ahora curiosamente el país que está excluido es Venezuela – Y el año 2018, donde con un grupo de Eurodiputados estuvimos Ramón (Jáuregui), Javier Nart y otros acompañando el proceso de las elecciones presidenciales en el país.

    Por supuesto he tenido la oportunidad de disfrutar de la amistad de Antonio Rivas en su condición de Embajador en Madrid y he podido ser testigo de la excelente labor en sus áreas de representación diplomática prestigiando a su país y verdaderamente ha dejado un catálogo de comportamientos en nuestro país, que le han hecho acreedor de muchas gratitudes y desde luego de la mía muy en particular. Y esto no lo dijo como una introducción de cortesía o de mera fórmula. En enero del año pasado recibí la invitación del Presidente de Colombia, Iván Duque, para acompañar, junto al Presidente de Chile, el Ministro de Asuntos Exteriores de Brasil y el Secretario General de la OEA la ayuda humanitaria en Cúcuta, en la frontera con Venezuela. Y allí tuve la oportunidad de hablar largo y tendido con el Presidente de Paraguay, con el que Ramón y yo coincidimos en su domicilio en la campaña electoral, y le transmití lo bien representado que estaba su país en Madrid recibiendo una respuesta un poco desconcertante del Presidente que me dijo que estaban tan bien representados en Madrid y el Embajador era una persona tan preparada que lo iba a traer a Paraguay de vuelta. Antonio, el hombre tiene mil planes para sí mismo pero el destino solamente uno para cada uno. Hemos perdido un excelente Embajador y amigo en España pero creo que Paraguay ha ganado un Ministro ilustrado, preparado y eficiente y la verdad que en los tiempos que corren, eso es un lujo muy notable.

    Me parece que era Indira Gandhi quien decía que hay políticos que no pueden hacer nada sin dinero y hay otros que quieren hacerlo todo con dinero y de ellos había que desconfiar. Traigo a cuento esta reflexión para introducir la primera pregunta que me gustaría formularte, ya que estamos en la Unión Europea en un momento muy particular. La Comisión Europea sacará la semana que viene sus perspectivas financieras para los próximos siete años -de 2020 a 2027- que irán acompañadas del Plan de Relanzamiento. Sabes que dos Estados miembros importantes han hecho una propuesta muy interesante: Francia y Alemania. Estamos viviendo una situación muy excepcional con las compras de emisiones por parte del Banco Central Europeo; hemos visto la acción del Banco Europeo de Inversiones o la movilización de los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad. La pregunta en concreto, Canciller, es la siguiente: ¿cómo os ha golpeado el virus a vosotros, particularmente a Paraguay? Hemos visto las cifras de estos días en los países que son vecinos, en especial las de Brasil. Hemos visto que Perú tiene las segundas cifras más altas de la región. ¿Cuál ha sido vuestra reacción? Creo que habéis controlado bastante bien la situación. ¿Qué efecto se está produciendo, no sólo en el país sino en el Mercosur, y cuáles son las reacciones que estáis desarrollando a nivel regional de América Latina?

    Lo decía un poco en relación a los esfuerzos que la Unión Europea está movilizando y no sé si el Mercosur tiene los mismos medios que la Unión Europea para poner a disposición de esas acciones.

    Canciller Antonio Rivas Palacios: muchísimas gracias y en la persona del Presidente Ramón Jáuregui y del Vicepresidente José Ignacio Salafranca quiero saludarles a todos los que están participando de esta videoconferencia. Veo muchos amigos y amigas, embajadores, empresarios muy conocidos del ámbito español y en líneas generales agradecer también a José Ignacio por las generosas palabras, con las que creo que se excedió un poco, pero es signo de la amistad que nos une desde hace mucho tiempo; tiempos en que habíamos comenzado ese lazo entre el Mercosur y la Unión Europea, donde nacieron los primeros indicios de contacto entre los cancilleres del Mercosur en abril del 92; oportunidad en que comenzaron a trabajar conjuntamente para establecer lo que hoy día es el marco de relación estratégica y que estamos a punto de conseguir: el Acuerdo Unión Europea-Mercosur, que tan importante va a resultar a los dos bloques y principalmente a nivel mundial por el impacto que va a causar.

    La situación de Paraguay hoy día con la pandemia es una situación común a todos. Como saben para esta pandemia no hay un manual instructor. Nos tomó a todos por sorpresa. Estamos muchos improvisando sobre acciones para poder evitar que el contagio sea masivo y principalmente en el objetivo de mantener una salud económica, que no es fácil porque hay un parón a nivel mundial; es la primera vez que vemos que las aerolíneas se quedan en sus respectivos hangares, vemos que el comercio se reduce. Por eso debemos ser creativos y tratar de buscar una solución a la salida de la crisis. En el caso de Paraguay, el día 7 de marzo tuvimos el primer caso de contagio por Coronavirus, que nos vino del exterior. El Presidente Mario Abdo Benítez decidió aplicar medidas drásticas a partir del día 10 de marzo, en que se produce  la segunda aparición del Coronavirus en Paraguay, estableciendo un sistema de contención del contagio para evitar en todo momento que tengamos un pico alto de contagio a nivel nacional, buscando que nuestros hospitales no estén saturados y nuestros médicos no estén sobrepasados por la situación. Es en ese momento cuando el Presidente de la República decidió crear un Centro de Coordinación Interinstitucional en apoyo al Ministerio de Salud (del cual el Canciller de la República forma parte) acompañado de las fuerzas públicas (como las Fuerzas Armadas, las Fuerzas Policiales y hasta el cuerpo de Bomberos del Paraguay) para contener la entrada de ciudadanos paraguayos que vienen del exterior y que deben pasar obligatoriamente por una cuarentena de 14 días en albergues.

    Hasta hoy día tenemos una cantidad de 833 casos confirmados, el 34% de los cuales se encuentran en el área metropolitana. De todos ellos tenemos 7 personas internadas, no tenemos a nadie en terapia intensiva y tuvimos 11 fallecidos. Los hospitales, hoy día, están semivacíos gracias a este sistema de contención que hemos establecido.

    El Presidente de la República estableció una “cuarentena inteligente” que consiste en ir liberando algunos aspectos especialmente relacionados al tema laboral con el objetivo de ir abriendo un poco más la economía. El Presidente de la República y el Ministro de Salud están ahora elaborando los pasos para la segunda fase. Una cuestión a destacar es el hecho de que las obras públicas continuaron durante todo el proceso de cuarentena obligatoria, aspecto positivo dentro de la economía que, no obstante, también fue golpeada con una retracción, principalmente en algunos aspectos de exportación y de importación de consumo interno. Pero se debe destacar que dentro de toda la región – que tendrá un promedio de déficit del PIB del 5,3% – Paraguay tendrá una caída levemente suave, digamos del 2,5% esperando que para el término de la pandemia, Paraguay pueda tener una recuperación mucho más rápida, conforme a lo manifestado por la revista The Economist.

    A nivel Mercosur, estamos trabajando coordinadamente porque, como saben, las fronteras están cerradas. Establecimos un sistema de trabajo coordinado entre los países del Mercosur donde las fronteras se cierran para las personas pero el sistema de transporte de mercaderías y de cargas y descargas continúa abierto. También se actuó dentro de un marco de coordinación establecido dentro de una decisión de los presidentes del Mercosur en la cual se consideró importante establecer una reducción arancelaria a todos los medicamentos, insumos e instrumentos médicos que hacen a la relación de combate al Coronavirus. Los Fondos estructurales del Mercosur, que no se pueden comparar con los de la Unión Europea, son para nosotros importantes ya que establecieron un monto de ayuda en una decisión histórica que fue un récord en la aprobación: en tres días se tuvo la aprobación de estos fondos que son destinados para apoyo a todo el sistema sanitario de los cuatro países. Por eso es importante destacar que en esta situación que estamos viviendo debemos apelar a un entendimiento entre todos; buscar que la integración sea un mecanismo y una palanca de salida y que ayude a fortalecer el sistema de cooperación mundial.

    Hoy vemos que hay un solo proveedor de insumos e instrumentos médicos que es China. Y debemos trabajar todos en conjunto desarrollando acciones para conseguir la contención del contagio a nivel mundial; para desarrollar nuestras economías y proteger los puestos de trabajo de nuestros conciudadanos.

    José Ignacio Salafranca: Efectivamente los efectos del Coronavirus han sido demoledores, no sólo en vuestra región sino también, y muy particularmente, en la Unión Europea donde a parte del número elevadísimo de fallecidos, hay que lamentar también una enorme crisis económica y social. Las previsiones que se han hecho, por parte de la Comisión, de recesión para este año 2020 son del 7,4%; tenemos 30 millones de personas en la Unión Europea en situación de desempleo temporal y ayer el Vicepresidente de la Comisión Europea, Dombrovskis, y el Comisario encargado de los Asuntos Económicos, Gentiloni, en sus recomendaciones económicas a los Estados miembros pintaban un poco este cuadro tan preocupante que tenemos. Hemos suspendido, como sabes, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en lo que se refiere a la introducción de procedimientos de déficit; hemos flexibilizado las exigencias de recursos propios a las entidades bancarias para que pueda fluir el crédito a las empresas; hemos adoptado un marco de ayudas de Estado cuyas cifras son estratosféricas (el 50% las ha asumido uno de los estados miembros más potentes en términos económicos y de población de la Unión Europea). Y en ese sentido ha habido perturbaciones que, efectivamente, ponen en peligro y en riesgo, de forma muy seria, el mercado interior.

    En ese contexto me gustaría preguntarte si esas perturbaciones que se han producido en el ámbito de la Unión Europea, se han percibido también en el Mercosur. Hemos visto las declaraciones del Ministro argentino el 24 de abril sobre la intención de desvincularse de las negociaciones que el bloque estaba manteniendo con otros países como Canadá, Corea del Sur, Singapur o el Líbano. Y hemos visto también que durante la reunión del Consejo Coordinador del Mercosur del 7 de mayo ha habido una cierta reconsideración de esa posición. No sé si nos puedes decir algo a este respecto.

    Antonio Rivas Palacios: Sí, efectivamente fue presentada en una de las reuniones de Coordinadores Nacionales la intención de no participar en las negociaciones con Corea, Canadá, Singapur y Líbano – hay que destacar que en ningún momento Argentina manifestó que no lo haría con la Unión Europea, sino que ratificó su apuesta, su pertenencia al cuadro negociador del Mercosur con la Unión Europea -. Felizmente hemos tenido en la siguiente reunión la rectificación o manifestación de que Argentina se queda en las negociaciones con los países mencionados, es decir con Corea, Canadá, Singapur y Líbano. Lo que hace que el Mercosur, en esas negociaciones, continúe siendo cuatripartito. Es importante que a nivel de los cuatro países dentro del Mercosur se mantengan las líneas de acción en relación a las negociaciones externas del Mercosur y, como manifesté, ratificando la apuesta por la continuidad y la finalización pronta de las negociaciones con la Unión Europea que sería traducido en la firma del Acuerdo y, de la misma manera, con los países del  EFTA.

    Por otra parte, dentro de las apuestas del Mercosur es importante destacar, como aspecto positivo, el hecho de que los países del Mercosur son productores de alimentos y de todo lo relacionado con el sector agropecuario, teniendo en cuenta que esta crisis va a hacer que lo primero que cada país compre o necesite -especialmente aquellos países que no son productores netos de alimentos como es el caso de algunos países árabes – va a ser alimentos. De ahí la apuesta del Mercosur por el fortalecimiento y aceleración de la matriz productiva de alimentos. Esta situación beneficiará al Mercosur así como a otros países de la Unión Europea, que también son productores de alimentos.

    José Ignacio Salafranca: Muchas gracias Ministro. Si te parece pasamos al estado de la situación del Acuerdo de Asociación de la UE- Mercosur que está muy relacionado con la respuesta que nos has dado anteriormente. Éste es un acuerdo estratégico que lleva 20 años negociándose, entre dos de los cinco bloques comerciales más importantes del planeta y es una señal muy clara, en estos tiempos de proteccionismo, en favor del libre comercio y de un comercio mundial basado en reglas. Éste es un acuerdo, como sabes muy bien, complementario para las dos regiones. Para nosotros, como Unión Europea, el Mercosur, con un Producto Interior Bruto de 2.2 billones y un mercado que representa 275 millones de personas, es un acuerdo con un mercado realmente muy interesante y muy prometedor; no sólo por lo que va a suponer en ahorro de aranceles, sino también por la capacidad de exportar algunos productos en los que la Unión Europea realmente tiene grandes necesidades. Para vosotros entiendo que el mercado de la Unión Europea, uno de los de mayor poder adquisitivo del mundo, es un mercado muy interesante. Por eso creo que ha sido un éxito el haber podido alcanzar esta conclusión de las negociaciones en junio del año pasado. Como sabes, ahora estamos en ese momento del proceso en el que hay que seguir unos pasos; uno de ellos es el de la revisión legal de los textos, después vendrá la traducción a las lenguas oficiales de los países que forman parte del acuerdo. Y después se bifurcan los dos caminos: hay una aprobación y firma por parte del Consejo de Ministros de la Unión Europea; una aprobación por parte del Consejo del Mercosur y luego los distintos procesos de ratificación en el Parlamento Europeo y por parte de los Estados miembros.

    Quisiera recordarte que la última fase de la ronda negociadora a nivel ministerial en el mes de junio, cuando se realizó en Bruselas, inmediatamente en vísperas de esa reunión ministerial hubo una carta de varios Primeros Ministros al Presidente de la Comisión expresando su preocupación por algunos puntos del acuerdo. Por otro lado hubo otra carta de otros Primeros Ministros, el Primer Ministro de España, de Alemania, de Países Bajos, de Suecia, de Portugal, de Letonia, de Chequia que insistieron en la necesidad de alcanzar un acuerdo equilibrado y ambicioso, como finalmente se ha producido. ¿Piensas, al hilo de los cambios que está suscitando esta situación producida por el Coronavirus, que puede haber complicaciones en estas fases que restan para la conclusión, firma y ratificación del Acuerdo? y me gustaría que me dijeras cuáles son las expectativas que vosotros tenéis, fruto de tus visitas a Bruselas y de los contactos con tus colegas del Mercosur; y cómo ves, en definitiva, estas fases que quedan para la conclusión, firma y ratificación de este importante Acuerdo.

    Canciller Antonio Rivas Palacios: Para el Paraguay, como presidencia pro tempore, y para el Mercosur es un aspecto muy importante, dentro de la relación externa del Mercosur, considerar que los pasos están dados para la conclusión de todo lo relativo a la negociación. Principalmente por el hecho de que, justo cuando estuve en Bruselas en el mes de enero, en conversaciones con el Vicepresidente Borrell y el Comisario Phil Hogan, así como en la comparecencia en la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento Europeo, manifestamos nuestra apuesta por la conclusión del Acuerdo por la importancia que tiene para nuestros países. Partimos de la base de que no es solamente porque el mercado de la UE es un mercado apetecible por los buenos precios que tiene; hay algo mucho más importante, que son los valores históricos que nos unen con la Unión Europea. El hecho de que el 60% de las inversiones extranjeras que están en el Mercosur sean europeas marca un puente de unión a través de este Acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Como decía el doctor Enrique Iglesias: el puente entre Europa y el hemisferio sur que tanto hace falta dentro del Atlántico. Por eso es importante destacar los valores que compartimos, como la democracia, la libertad de expresión, los derechos humanos o el respeto al derecho internacional. Todos ellos son marcos que nos unen y recordar especialmente que, entre los países latinos, hasta el derecho romano nos es común. Por eso hay que destacar la importancia que tiene este Acuerdo para ambas regiones y más todavía en un ambiente de pandemia mundial. Lo que más necesita el mundo es la integración, el entendimiento entre los países, la solidaridad, la cooperación y, en este caso, el Acuerdo Unión Europea y Mercosur marca ese escenario que tanto se necesita.

    A pesar de esta situación de pandemia, las actividades y las reuniones entre el Mercosur y la Unión Europea continuaron a través de este sistema tecnológico que nos permite estar conectados, estableciéndose las siguientes negociaciones entre los sectores comerciales, económicos y de coordinación política y de cooperación. Se hicieron reuniones la semana pasada que se van a continuar en ésta para cerrar algunos puntos especialmente en lo relativo a la coordinación política y cooperación, donde se avanzó mucho. Estamos muy esperanzados en que el Acuerdo se firme durante la presidencia uruguaya del Mercosur y la presidencia alemana de la Unión Europea.

    Aquí solamente se puede destacar los beneficios que va a lograr este acuerdo. Con un comercio inicial de 80 mil millones de euros, hace que la relación entre ambos bloques permita crecer aún más. Si bien hubo algunos mitos y leyendas dentro de lo que se podría decir los niveles periodísticos, entre la Unión Europea y el Mercosur debemos trabajar mucho más en la difusión de los beneficios de este Acuerdo: cómo va a ayudar a mucha gente a crear empleos, a facilitar un intercambio mucho más exclusivo de productos y de servicios y sobre todo a proteger, en cierto sentido, a aquellos ciudadanos europeos que decidieron trasladarse a países de América Latina, en este caso del Mercosur; en el caso, por ejemplo, de un ciudadano francés que decidió producir queso Gruyère en la Argentina, no tenemos por qué castigar esa iniciativa sino beneficiarla porque Mercosur viene a ser una prolongación económica, comercial y también cultural de Europa en la región.

    Yo, como Presidente pro tempore del Mercosur – que Paraguay ostenta – creo que estamos muy optimistas en que esto se va a llevar a cabo pronto. Queremos realizar un trabajo de lobby con algunos Parlamentos europeos para poder conversar con ellos sobre las oportunidades que se crean a través de este Acuerdo que, para mencionar el caso de Paraguay, esperamos un incremento del 10% de nuestro PIB con su firma y su implementación.

    José Ignacio Salafranca: Muchas gracias, muy interesante Canciller. Esperemos que, efectivamente, la presidencia alemana de la Unión Europea pueda firmar definitivamente este acuerdo y pasar al trámite siguiente, que es de la ratificación. El Ministro sabe, como Ramón (Jáuregui), que el proceso de ratificación en el Parlamento Europeo se hace por mayoría simple, pero este nuevo contexto donde se habla de una soberanía sanitaria europea, donde se habla de una relocalización de determinadas industrias ha añadido, yo creo, un factor de complejidad. Pero coincido con el Ministro en que tenemos que ser claramente optimistas y hacer una apuesta decidida en favor de este Acuerdo que, entendemos, va a ser muy beneficioso para nuestra región.

    Ministro, última pregunta antes de abrir el encuentro a la participación de las personas que nos están escuchando. El año pasado ha sido un año que ha venido caracterizado por la fragmentación y por la división entre los países de América Latina, muy particularmente vinculado a la situación en Venezuela. La Unión Europea, con el apoyo del reino de España, ha convocado una conferencia de donantes para finales de este mes, al objeto de tratar de ayudar a los refugiados que invaden los países limítrofes; se van a producir hechos importantes en la región; va a haber un cambio en la presidencia al Banco Interamericano de Desarrollo; el propio Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría, tiene también un horizonte de salida. ¿Cuál es el clima que tú, como Presidente pro tempore del Mercosur y como Ministro de Asuntos Exteriores de Paraguay, estás viendo en la región? No sólo de cara a la cohesión interna sino también al objeto de preservar la asociación estratégica birregional entre los países de la Unión Europea y de América Latina. Éste es un objetivo por el que Ramón, otros muchos y yo hemos trabajado durante mucho tiempo y realmente es una pena ver que esas diferencias y esos desencuentros os han llevado, de alguna manera, a una bajada de la tensión y de la relación entre las dos regiones. No sé si desde tu privilegiada posición nos puedes hacer unas breves reflexiones sobre cómo ves la situación de cara al tema venezolano, que es uno de los principales factores de perturbación, puesto que el mandato de la Asamblea Nacional venezolana llega a término en el mes de diciembre.

    Antonio Rivas Palacios: Para nosotros es una apuesta muy importante el hecho de mantener esta relación birregional que es estratégica dentro del conjunto político, cultural, económico y comercial. ¿Te acuerdas, desde nuestra época en Bruselas en los años 90, el trabajo que se hizo justamente para que esa relación fuera sólida y se viera fortalecida a través de los intercambios, tanto a nivel de sectores de cooperación, políticos y económicos? Nosotros  queremos que esa relación vuelva a fortalecerse. Hay trabajos que se están haciendo a nivel interno de América Latina con los distintos procesos de integración y mecanismos políticos: tanto con Mercosur; la Alianza del Pacífico; Prosur (que une a los países de América del Sur). También CELAC, bajo la presidencia mexicana, está estableciendo un nuevo sistema de cooperación para poder acercar a los países. Creo que en ese marco debemos volver a reatar la iniciativa surgida en los años 90 de esa alianza birregional Unión Europea-América Latina-Caribe.

    La decisión de llevar a cabo una videoconferencia sobre donantes para los inmigrantes venezolanos dirigida a través de la iniciativa del Vicepresidente Borrell y de España es muy importante. Hay que tener en cuenta el hecho de que muchísimos países están recibiendo esa migración venezolana – hasta se pueden calificar de expulsión de ciudadanos venezolanos de su propio territorio – que están pasando por una situación complicada agravada ahora con la pandemia. Es importante apoyar a aquellos países como Colombia con casi 2 millones de venezolanos, Perú con cientos de miles, Ecuador, Chile y otros, que están haciendo un gran esfuerzo porque en primer lugar tienen que dar de comer a  mucha gente, lo que no estaba previsto en el presupuesto de gastos de la Nación de esos respectivos países; dar escuela, vivienda o el tema de salud.

    La particularidad de la relación América Latina-Unión Europea son los lazos históricos; el acervo comunitario es muy importante. Tenemos un motor clave de unión en lo que respecta a la cooperación que es la Conferencia Iberoamericana. Porque hay que destacar que, si algo se le debe a la Cumbre Iberoamericana, es que la cooperación llega al pueblo, a los ciudadanos. Por otro lado necesitamos una mayor presencia de Europa en América porque necesitamos seguir trabajando con países con los cuales tenemos tantos vínculos, teniendo como locomotoras de esa unión a España y Portugal. Hay espacios que generan oportunidades y hoy China está aprovechando ese espacio que se está dejando. Por eso reiteramos nuevamente la importancia de la presencia europea en América Latina.

  • DOSSIER DE PRENSA……………………………………………………………………………………
       
       
Menú