Fundación Euroamerica

La Fundación Euroamérica es una organización para fomentar las relaciones entre Europa y América

Desayuno-coloquio con Ramón Jáuregui

Miembro del Parlamento Europeo y Co-Presidente de EuroLat, Asamblea Parlamentaria EuroLatinoamericana
10 de diciembre de 2018

      Apunte BIOGRÁFICO: logo_pdf               

RESEÑA

La Fundación Euroamérica se enorgullece de contar entre los miembros de su Patronato al Eurodiputado Ramón Jáuregui, quien ha aceptado ser de nuevo invitado de honor en uno de nuestros desayunos-coloquio. Bajo el título “Europa y América Latina, Brexit y el futuro de la UE”, hizo una magnífica exposición sobre estos tres escenarios.

Comenzó hablando de la situación actual de la negociación del Brexit, indicando que la UE no estaba preparada para la marcha de ningún miembro y tras el resultado del “fatídico” referéndum del 23 de junio de 2016, el temor a la emulación en otros países de la Unión era evidente”. El Reino Unido buscó desde el principio un acuerdo único a lo que la UE, con su equipo negociador encabezado por el Sr. Barnier, se opuso proponiendo un acuerdo de retirada, por un lado, y un marco de negociaciones políticas de futuro, por otro. 

En esta línea, se firmó el pasado 25 de noviembre en Bruselas, un tratado que regularía los derechos de los ciudadanos (tanto de los británicos en la UE como de los europeos en UK); el coste financiero de la retirada; la gobernanza de los diferentes problemas sectoriales como consecuencia de la marcha, y la permanencia del Reino Unido en la unión aduanera para evitar la frontera ‘dura’ entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte. Además, el mismo día se firmó una declaración política de 20 páginas que supone un compromiso firme entre ambas partes para abordar el marco de sus relaciones políticas, económicas o comerciales futuras .Destaca la importancia de que ha sido una negociación desde la unidad europea y que se ha soslayado muy bien el problema.

El primer tratado ha de ser ratificado, en primer lugar, por el Parlamento británico el próximo 11 de diciembre. Si lo hiciera, la salida del Reino Unido de la UE se produciría de una manera ordenada el 30 de marzo de 2019. Pero si el Parlamento británico rechaza el acuerdo que le presentará la primera ministra May, como parece probable, los escenarios que prevé el Sr. Jáuregui son tan confusos como caóticos y serían, en resumen, los siguientes:  

1.- La señora May solicite a Bruselas la renegociación del tratado, a lo que la UE se opondrá pudiéndole ofrecer, no obstante, retoques en la declaración política que enmarca el futuro acuerdo UE-Reino Unido. Si eso se produjera, la señora May solicitaría una nueva votación en Londres antes del 21 de enero, fecha límite para la tramitación según la legislación británica.

2.- La Primera Ministra convoque elecciones generales: Los resultados son inciertos y podrían ir desde un escenario con una nueva mayoría de diputados en contra del acuerdo, hasta un nuevo gobierno laborista en coalición con Liberales Demócratas y Partido Nacionalista Escocés. En este último caso podría contemplarse un aplazamiento de la retirada hasta finales de mayo de 2019 para negociar un acuerdo con la UE o para convocar previamente un segundo referéndum.

3.- Negociar un nuevo acuerdo: Es la alternativa de un “Brexit blando” o “fórmula noruega” que saca al Reino Unido de la unión política e institucional pero que lo mantiene en la unión aduanera europea. El principal problema es que no tendría el control de las fronteras del país, que fue el principal argumento de la campaña del Brexit.

4.- Convocar un segundo referéndum sobre el acuerdo que rechazó el Parlamento. Pero la división social y política que esto acarrearía, unido a unos resultados previsiblemente parecidos a los del primer referéndum (aunque fueran en el sentido contrario), provocarían una mayor fractura en el país. Por otro lado, todo dependería de la pregunta que se sometiera a referéndum, ya que no sería lo mismo votar sí o no al acuerdo, que votar entre el acuerdo y el Brexit o votar entre el acuerdo y el ‘remain’.

5.- Llegar al 21 de enero sin ninguna de las alternativas anteriores. Sería un verdadero desastre, no sólo para la UE sino en especial para el Reino Unido, que se quedaría sin las leyes europeas que regulan en la actualidad el 70% de la actividad económica y comercial y que afectan a sectores sensibles como aviación, transporte, aduanas, seguros, finanzas, etc.

A continuación, el Sr. Jáuregui habló de Europa afirmando que ha pasado de “la tormenta perfecta a un optimismo moderado”. Como argumentos de la primera afirmación aportó: la crisis económica y financiera que atravesó en los años pasados y que, en su opinión, no estuvo bien gestionada; el mismo Brexit; el fenómeno migratorio o el problema de seguridad y defensa ante un mundo hostil.

El “optimismo moderado” al que se refería en su segunda afirmación se debe en su opinión al crecimiento, aunque bajo, de las economías de todos los países de la UE tras los años de crisis; la victoria de Macron en Francia, que ha dado un impulso europeísta renovado; el tratamiento del Brexit, que ha sido un éxito desde el punto de vista de la negociación o el acuerdo con Turquía para frenar la presión migratoria sobre el continente, si bien continúa el drama de los flujos migratorios subsaharianos, con una complicada solución.

Las próximas elecciones al Parlamento Europeo fueron el siguiente punto que tocó, refiriéndose a la futura situación con respecto a los dos grandes bloques actuales (Social-Demócratas y Demócrata-Cristianos), así como a la nueva corriente de partidos antieuropeístas. El rebrote nacionalista ataca al corazón del proyecto europeo. Hay tantos retos  que afrontar que solo podremos hacerlo juntos, indica.

El último punto de su intervención fue América Latina destacando que, si bien aún no ocupa el puesto que debería en las prioridades de la UE, su importancia en las relaciones con Europa ha ido en notable aumento. Como ejemplos de ello destacó la importancia de los acuerdos comerciales firmados con la mayor parte de los países de la región, excluyendo los integrantes de Mercosur, con los que se sigue negociando. Por otro lado destacó la relevancia que la Alta Representante Mogherini ha dado a América Latina dentro de su agenda o la intensa actividad que tiene la Asamblea Eurolatinoamericana, Eurolat, de la que él es el Presidente por parte del PE.  

Una vez finalizada su intervención comenzó el coloquio con los asistentes, en el que se trataron temas de gran actualidad como los resultados de la última Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en el mes de noviembre en La Antigua-Guatemala; la actual situación de Francia con los chalecos amarillos; la necesidad de una nueva estrategia para reforzar Europa ante los retos de futuro a los que nos enfrentamos; el euro como organismo que articula una Europa fuerte; el Mercado único; la Europa Digital; las prioridades futuras de la Comisión Europea; la situación de Gibraltar y la de Cataluña o el reto de la comunicación en las instituciones europeas, entre otros muchos temas.